El origen de la palabra testificar
El origen de la palabra testificar
El origen de la palabra testificar

El término testificar, es uno de los términos que más confusión da al lector a la hora de buscar su origen, ocasionado a que haya nacido a través de su etimología, algunos mitos y leyendas que no tienen nada que ver con la procedencia de dicha palabra que se utiliza para indicar el acto de dar fe a un hecho o bien, dar testimonio del mismo.

 

En la antigua Roma, cuando los romanos juraban decir la verdad, se apretaban los testículos con la mano derecha, así comprometían una parte sensible del cuerpo en el momento es que dijeran una mentira.

Otra de las teorías que se tienen sobre el origen de la palabra se remonta la religión debido a que después de que cada cónclave, cuando se había elegido ya el Cardenal que sería investido como Papa, antes de que fuese nombrado definitivamente era seometido a una prueba, por otro cardenal el cual era nombrado para tal misión. La prueba consistía en que, el próximo pontífice debía permitir que el cardenal escogido pudiese palmar sus testículos con el fin de asegurarse y poder asi testificar ante los demás que se trataba de un varon.

Dicho acto, se realizaba para evitar la posible elección de una mujer como Papa, debido a que en la antigüedad, maso menos entre los años 800, una mujer alemana hija de un monje.

La mujer se convirtió en Papa entre 855 y 857 y se le conocía como la papisa Juana.

 

El origen de la palbra trae un contexto algo extraño, aunque lo nombrado anteriormente, se dice que tan solo es una leyenda.

 

De todos los posibles orígenes de la palabra testificar, el que parece más fiable y está apoyado por más expertos es el que indica que  proviene de testigo y ésta a su vez viene del antiguo vocablo íbero testiguar, derivado del latín testificare.

Testificare está compuesto de testis (testigo) y facere (hacer).

 

Compartir:
Siguenos:
Suscríbete a nuestros
NEWSLETTER